ARES & BIEL


Intimidad sería la mejor palabra para definir esta boda, no solo porque el espacio era bastante apartado sino que además era en petit comité. El ritmo de la boda también fue muy original ya que poco antes de la ceremonia la familia del novio, con el novio, montaron el altar. Ambas familias se encontraban en el “wedding point” y bajaban juntas.
Dos palomas aguardaban a los novios, una tradición que se ha perdido y que simboliza:
Cuando las palomas son liberadas, es una expresión física de la sensación de que los novios están empezando una nueva vida juntos inocentemente y se están enfrentando a lo desconocido juntos.

¡Vivan los novios!






Trabajos Recientes